Si eres tan listo, ¿por qué no eres rico?

Teoría del caos

Teoría del Caos, Economía y Pseudociencia

Pablo Coto Millán. Director del Master en Comercio, Transportes y Comunicaciones Internacionales (Master TRANSCOM) de la Universidad de Cantabria.

 

Resumen:

En este artículo se afirma que no existen pruebas empíricas sobre algoritmos matemáticos de Caos determinista que permitan hacer predicciones con bastante exactitud a corto plazo en Economía. Se mencionan diferentes investigaciones empíricas, que avalan la anterior afirmación, sobre los índices de cotización bursátil y de fletes marítimos mundiales. Finalmente, se alerta sobre los mensajes publicitarios de presentadores de televisión que aseguran estar haciendo, en estos momentos, fortunas utilizando un algoritmo, ya sea invirtiendo en criptomonedas, bienes raíces o paquetes de acciones de determinada sociedad.

En el gran edificio cercano a Wall Street, Arnie y Lysa empiezan a temblar y palidecer ante las cotizaciones bursátiles. Arnie y Lysa, como muchos ejecutivos eran excelentes economistas y abogados con una facilidad especial para seducir a sus auditorios con explicaciones sobre la Teoría del Caos. Ellos aseguraban tener una fórmula para hacerse ricos basada en la Teoría del Caos determinista que les permitía realizar predicciones muy precisas a corto plazo sobre los valores bursátiles. Pero aquel día, los valores no respondían a sus predicciones y el pánico se adueñaba de los mercados.

Arnie, siempre llevaba impecables trajes a su gran despacho en Manhattan al que llegaba en un reluciente deportivo con Lysa. Arnie convivía con Lysa, siempre elegante y también asesora jurídica en bolsa.  Ambos disfrutaban de un excelente apartamento en Tribeca y una casa en Santander para sus vacaciones. Arnie y Lysa aseveraban que no solo había que ganar dinero, sino que también había que lucirlo para generar confianza y ganar más clientes. Arnie y Lysa, daban conferencias y seminarios sobre la Teoría del Caos y sus presentaciones contaban con hermosas transparencias. Las representaciones a color de las figuras y geometrías, a las que daban lugar las series temporales de datos caóticos, mostraban seductoramente las simetrías y órdenes subyacentes que afirmaban la existencia de Caos determinista en la naturaleza y por analogía extendían esta idea a las cotizaciones bursátiles.

Como Arnie y Lysa, muchos otros operadores en el verano de 1998 con los bonos de alto rendimiento; en el verano de 2007 con las hipotecas subprime y en el siguiente verano, con la crisis financiera de 2008, se arruinaron y a su vez acabaron con los ahorros de los fondos de pensiones de las familias.

 

¿Hay ciencia en la Teoría del Caos?

El estudio científico de un fenómeno, consiste, generalmente, en descifrar el orden oculto. Esto quiere decir que el desorden implica incomprensión para el científico y, de alguna forma, una medida de su ignorancia. Así, cuanto menos desordenado sea el fenómeno en estudio, menos probable es el error del científico y más acertadas cabe esperar que sean sus predicciones. Desde este punto de vista, el científico busca regularidades en sus estudios, ya sean estos sobre mecánica de fluidos, sobre propagación de las epidemias o sobre la actividad económica. Sin embargo, los conceptos de orden y desorden han sufrido cambios a lo largo del tiempo. Al principio, el desorden se consideraba algo cercano al azar.

La naturaleza del azar ha estado y está aún vinculada al desorden, puesto que lo imprevisible, complejo e irregular, se ha asociado generalmente con el desorden. A pesar de esto, los avances en la investigación científica han proporcionado nuevas aportaciones que obligan a una reflexión profunda sobre este modo de proceder y sus implicaciones en los resultados científicos.

Los descubrimientos sobre el denominado «Caos determinista» han probado que sistemas muy simples pueden evolucionar hacia formas complejas, irregulares y erráticas que, a pesar de un determinismo en los valores iniciales y finales, en la estructura del funcionamiento evolutivo temporal dan lugar a desarrollos cercanos al azar.

Por otro lado, estos hallazgos ponen de manifiesto que las situaciones en las que existe caos no son en modo alguno casos excepcionales. Así, los ritmos cardíacos, los cambios climáticos y los movimientos del sistema solar y la misma actividad económica, son campos del saber afectados por el caos. Hoy en día se están llevando a cabo un numeroso grupo de investigaciones que estudian, desde el comportamiento de los átomos, hasta los comportamientos de los hombres en sociedad, con una visión más amplia y rica los conceptos de orden y desorden.

 

Teoría del Caos y Economía

Ya hace tiempo abordé las implicaciones de la Teoría del Caos en Economía en Coto Millán (1991) con un modelo teórico de crecimiento muy sencillo de inspiración Ricardiana-Malthusiana. En este modelo es posible generar Caos y complejidad, además de equilibrio estable, dependiendo de las condiciones iniciales. En Coto Millán et al. (2002) se ofrecieron dos aplicaciones económicas para ilustrar la complejidad de los modelos no lineales en finanzas. Se partía de un modelo de generaciones solapadas simple que proporcionaba un esquema determinista no lineal para la acumulación de capital. De aquí se pudieron derivar las condiciones para la existencia de equilibrio estable y se formalizaron las condiciones para el surgimiento del Caos determinista. Una implicación de lo anterior es que el tipo de interés también poseerá una dinámica caótica y por tanto puede surgir el caos financiero en la bolsa y en el precio de los bonos. Es posible otra justificación de este hecho mediante un segundo modelo de expectativas racionales que se presentó en el mismo artículo. Además, en Coto Millán et al. (2002) se propuso un método general para la estimación econométrica de este tipo de dinámicas no lineales.

Desde el punto de vista teórico, he descubierto cómo es posible que muchos modelos de la Teoría Económica pueden dar lugar a equilibrios estables, pero también a dinámicas caóticas muy complejas. Sin embargo, existe una interesante implicación si en los datos económicos existe Caos determinista: Se puede predecir el futuro con bastante exactitud a corto plazo. El Caos determinista es posible en los fenómenos naturales como el tiempo atmosférico, en la mecánica de fluidos, en el ritmo cardíaco, los movimientos del sistema solar, y un sin fin de ejemplos de la naturaleza.

En fenómenos naturales que poseen Caos determinista es posible realizar predicciones a muy corto plazo con mucha certeza. Lógicamente, la actividad económica va a estar afectada, en alguna medida, por las consecuencias de la existencia de Caos determinista en la naturaleza. Sin embargo, una vez que se han realizado modelos teóricos en Economía que permiten soluciones complejas conviene contrastar empíricamente si tal complejidad reviste la modalidad de Caos determinista.

 

¿Existe Caos determinista en los datos económicos?

Si esto fuera así, podríamos ser capaces de realizar predicciones muy certeras a corto plazo de las cotizaciones bursátiles, de los comportamientos de los precios de los bonos y de los índices de fletes de transporte marítimo.

Desde los años ochenta, en los que se puso de moda la Teoría del Caos, hasta hoy, existen compañías asesoras de inversiones en carteras financieras y en inversiones navales basadas en predicciones de los fletes que, con mayor o menor fortuna, han funcionado utilizando modelos matemáticos teóricos de Caos determinista.

Para responder a la pregunta sobre la existencia o no de Caos determinista en Economía, motivé y dirigí la tesis doctoral de Inglada (2014) con la intención de detectar a través de diferentes métodos econométricos si existía no linealidad para después comprobar si existía Caos determinista en diferentes series de datos económicos. Así, en Inglada (2014) para los principales índices bursátiles del mundo, comprobamos la existencia de no linealidad y la no existencia de Caos determinista. Los resultados corroboran lo que se denomina en Economía como hipótesis de eficiencia de los mercados financieros.

Más recientemente, presenté en la India, en la 15th World Conference of Transportation Research (WCTR), otro trabajo de investigación sobre los fletes marítimos en Coto Millán et al. (2019). En este trabajo se añaden nuevos métodos econométricos para tratar de chequear la no linealidad y la existencia de Caos determinista en las series de fletes marítimos. En tales series temporales de datos de fletes marítimos es posible detectar no linealidades, sin embargo, no se puede corroborar que exista Caos determinista.

Recuerdo que en la India observé como sus ciudadanos tenían una cierta búsqueda de armonía con la naturaleza. Mientras debatía con los colegas sobre la existencia de Caos determinista en la naturaleza y la no corroboración de su existencia en las series de la actividad económica bursátil y marítima, me surgió la idea de que quizá sea la falta de armonía con la naturaleza de las personas –verdaderos sujetos de la actividad económica- la explicación más verosímil de los resultados de nuestra investigación.

Hoy aparecen en las redes sociales conocidos presentadores de televisión asegurando que se están haciendo ricos invirtiendo en criptomonedas. Al parecer estos presentadores contratan para sus inversiones a compañías que disponen de unos algoritmos matemáticos que les aseguran ganancias espectaculares. Sin entrar en cuestiones éticas respecto al asunto, es preciso decir que en la época denominada por Harari como “dataísmo” y que he denominado “algoritmismo” (Ver Coto Millán (2019a) y Coto Millán (2019b)) no cabe esperar otra cosa. Si nosotros somos “algoritmos bioquímicos” que se producen en el cerebro y nuestra conciencia es solamente una contaminación mental producida por el disparo de redes neuronales, entonces esto era de esperar. La conciencia acaba siendo en esta perspectiva materialista-evolutiva, como el silbido producido por el vapor de una olla a presión que no tiene ningún efecto sobre el funcionamiento de la misma.

Evidentemente, Arnie y Lysa, como muchos otros operadores de bolsa, tienen hoy una vida muy distinta. Esperemos que tanto Arnie y Lysa como nosotros estemos más en armonía con la naturaleza por el bien de todos.

 

Referencias

Coto Millán, P. (1991): “Complejidad y Caos en Economía”. Facultad de Economía y Empresas de la Universidad de Oviedo.

Coto Millán, P. (2019a): “La Unión Europea frente al Algoritmismo”. www.pablocoto.com

Coto Millán, P. (2019b): “Algoritmismo versus Capitalismo”. www.pablocoto.com

Coto Millán, P. y Sarabia, J. M. (2002): “Caos y dinámicas complejas en los mercados financieros”. Cuadernos de Economía. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Vol. 25, 69-85.

Coto Millán, P. and Inglada, L. (2019): “Testing for nonlinearity and chaos in liquid bulk shipping”. 15th World Conference of Transportation Research (WCTR). Mombay. India.

Inglada, L. (2014): “Cinco ensayos sobre complejidad económica”. Tesis doctoral dirigida por Pablo Coto Millán. Universidad de Cantabria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies