Preocupante índice de desarrollo por género en España

Preocupante índice de desarrollo por género en España

Pablo Coto Millán. Desigualdad en índice de desarrollo por género en España. Foto de Carmelo Hinojal

Pablo Coto Millán. Director del Master de Comercio, Transportes y Comunicaciones Internacionales (Master TRANSCOM) de la Universidad de Cantabria

Resumen

Esta investigación ofrece algunos de los resultados del Índice de Desarrollo por Género en España presentados como ponencia en el XX World Economic Congress (Veáse Inglada-Pérez, L.; Coto-Millán, P; Inglada. V. y Casares (2018)).

El objetivo de la investigación es el estudio de la desigualdad de género en el que se toma como referencia el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Este índice considera otras variables relacionadas con la salud y educación que amplían el tradicional enfoque del crecimiento económico basado en la renta. Siguiendo este enfoque se define el Índice de Desarrollo de Género (IDG) y se contrasta la preocupante posición de España en el contexto internacional en relación con la desigualdad de género. Finalmente, a la vista de los resultados obtenidos se resalta como alguna de las posibles soluciones el significativo papel de la creatividad para impulsar el desarrollo y reducir la brecha de género.

Introducción

El estudio de la desigualdad de género desde diversas perspectivas – salarial, empleo, etc.- ocupa un lugar destacado dentro de la literatura económica nacional e internacional. Sin embargo, son escasas las investigaciones que abordan su análisis desde una perspectiva basada en la creatividad.

En la investigación, el concepto de creatividad se basa en el enfoque que Florida (2002a, 2002b, 2002c,2002d, 2005a, 2005b, 2006 y 2014) denomina de las clases creativas que descansa básicamente en el papel primordial en el crecimiento que asigna al grupo de trabajadores empleados en ocupaciones que define como creativas. Este grupo de personas, que Florida denomina “la clase creativa”, se caracteriza por su alto grado de creatividad e innovación. En definitiva, define a la clase creativa como un grupo de personas que no necesariamente poseen un alto nivel de educación, desarrollan su actividad laboral en puestos creativos e innovadores. A diferencia de los enfoques tradicionales basados en el capital humano, la clase creativa no ha de ser sinónimo necesariamente de alto nivel de estudios. En España se ha realizado con el enfoque de Florida diferentes trabajos como los de Casares (2010); Pesquera et al. (2010); Casares et al. (2011) y Coto-Millán et al. (2012 y 2018).

Para la desigualdad se toma como referencia al concepto de desarrollo económico basado en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Este índice considera otras variables relacionadas con las dimensiones de salud y educación que amplían la visión del tradicional enfoque del crecimiento económico basado en la producción y renta.

Además de medir la desigualdad en este trabajo se contrastó empíricamente para el caso español los efectos positivos de la creatividad sobre la desigualdad de género medida por el Índice de Desarrollo de Género. Con el fin de conseguir este objetivo, a partir de los criterios definidos por Naciones Unidas, se construyeron los índices de desarrollo humano del hombre (IDHH) y de la mujer (IDHM) y finalmente, el Índice de Desarrollo de Género (IDG) que es un indicador específico relacionado con la desigualdad de género.

Índice de desarrollo por género

En esta investigación se parte de utilizar el Índice de Desarrollo Humano como medida del desarrollo en el nivel de vida de la sociedad española. Se trata de un indicador del nivel de desarrollo económico de los países que combina medidas de salud, educación y renta. Comenzó a publicarse en 1990 por Naciones Unidas como parte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y su rasgo esencial es el de medir preferentemente más las capacidades de las personas para desenvolverse en la vida, que las realizaciones. Su uso se ha extendido rápidamente, especialmente a partir de la crisis económica iniciada en 2007 ya que existe un amplio consenso en considerarlo como un indicador más esclarecedor que la renta o producción para medir las condiciones y calidad de vida del ser humano, el nivel de desarrollo de una sociedad y la existencia de convergencia en nivel de vida.

Para la construcción de los Índices de Desarrollo Humano en cada sexo y el Índice de Desarrollo de Género (IDG) se ha utilizado la metodología desarrollada descrita dentro del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP,2016). A continuación, se expone un resumen de dicha metodología.

El Índice de Desarrollo por Género (IDG) mide las desigualdades por género en las tres dimensiones básicas del desarrollo humano: salud, medida por la esperanza de vida del hombre y la mujer; educación, medida por la esperanza de vida escolar en el sistema educativo para niños y niñas, y los años medios de educación para adultos de ambos sexos; y finalmente, el componente económico medido por la renta estimada para cada sexo.

El cálculo del Índice de Desarrollo por Género (IDG) se lleva a cabo mediante las cuatro etapas siguientes:

  1. La estimación de las rentas de hombres y mujeres se calcula a partir del porcentaje del total de salarios que corresponde a cada sexo y la proporción que representa cada sexo en la población activa. Mediante estos ratios y la renta o PIB per cápita, se obtienen finalmente las rentas de la mujer y del hombre per cápita, teniendo en cuenta las proporciones de cada sexo en la población total.
  2. El proceso de normalización de los indicadores es el siguiente. Para construir el Índice de Desarrollo Humano por sexo, en primer lugar, hay que transformar en índices a los indicadores que están expresados en diferentes unidades. A continuación, los índices obtenidos para cada dimensión y sexo son agregados mediante la aplicación de la media geométrica. Los indicadores son transformados en una escala de 0 a 1 mediante el mismo método empleado para el Índice de Desarrollo Humano, excepto en el caso de la esperanza de vida, en la que se considera una ventaja biológica de cinco años de la mujer respecto al hombre. Para el caso de la dimensión de la educación, que a su vez tiene dos componentes, el índice correspondiente es calculado primeramente para cada uno de los dos componentes y el índice final se obtiene mediante su media aritmética.
  3. Los índices de desarrollo humano para el hombre y la mujer son la media geométrica de los tres índices obtenidos, correspondientes a cada una de las tres dimensiones.
  4. Finalmente el índice de Desarrollo por Género es la ratio de los correspondientes índices de desarrollo humano de la mujer y del hombre.

Los datos sobre esperanza de vida escolar en el sistema educativo español empleados proceden del Anuario Estadístico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.  También el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa ofrece datos sobre nivel de estudios realizados de los adultos por sexo.

Finalmente, la fuente de datos sobre esperanza de vida, salarios por sexo, renta, población activa y población es el Instituto Nacional de Estadística (INE (2011)).

Resultados para España

En la Tabla 1 se muestra la situación de España en el contexto internacional en relación con la brecha de género en desarrollo humano, así como con su componente de renta. Todo ello se lleva a cabo de acuerdo con diversos índices y agrupaciones de países.

Tabla 1: Situación de España en el contexto internacional (desigualdad de género en desarrollo humano, 2015).

Tabla 1: Situación de España en el contexto internacional

Fuente: Elaboración propia y UNDP (2016).

En la Tabla 1, también se puede observar la posición 24 (de 49 países) de España en la clasificación correspondiente al Índice de Desarrollo Humano de la Mujer (IDHM). Se observa que su posición 28 (de 49) en relación con el Índice de Desigualdad de Género (IDG) y 32 (de 49) con la Brecha en el PIB es significativamente más baja que la correspondiente al Índice de Desarrollo Humano de la Mujer (IDHM). Así, de acuerdo al indicador IDG, España ocupa la posición 52 de los 160 países considerados mientras que en el ranking correspondiente al IDHM ocupa el puesto 24 de los 160 países considerados. En el caso de la Brecha en el PIB España ocupa el lugar 99 de 176 países. Finalmente, España en el Índice de Igualdad de Género ocupa el puesto 12 en la Unión Europea de los 28.

Estos resultados ponen de manifiesto la preocupante situación española en el contexto internacional en relación con la desigualdad de género y resaltan el interés en la adopción de medidas que contribuyan a paliar dicha situación.

Recomendaciones

El objetivo de esta investigación ha sido el estudio de la desigualdad de género mediante un enfoque basado en el concepto de desarrollo económico basado en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Este índice ha considerado otras variables relacionadas con las dimensiones de salud y educación que amplían la visión del tradicional enfoque del crecimiento económico basado en la producción y renta.

Siguiendo este enfoque metodológico se ha definido el Índice de Desarrollo de Género y se ha contrastado la preocupante posición de España en el contexto internacional en relación con la desigualdad entre hombres y mujeres.

Para la investigación futura se recomienda el examen de los efectos sobre la desigualdad de género de otras variables diferentes a las utilizadas en este trabajo y de su interacción con otras variables relevantes para el estudio del Índice de Desarrollo de Género, así como a la ampliación del periodo temporal y actualización del estudio.

¿Qué se puede recomendar para reducir esta preocupante situación de la mujer?

Desde la perspectiva de la creatividad, las medidas de política para la reducción de la brecha de género deberían estar dirigidas hacia la creación de un sustrato propicio para la atracción, asentamiento y consolidación de mujeres creativas empresarias y profesionales, ya sean con trabajo dependiente o autónomas. En este sentido, se trataría de fomentar desde la Administración Pública un clima atractivo cultural y de tolerancia. También se debe facilitar a la mujer el desarrollo de las nuevas tecnologías y que la creatividad se alimente y estimule a través de las redes sociales y el contacto entre las personas.

Referencias bibliográficas

Casares, P. (2010): La creatividad y su influencia económica en las Comunidades Autónomas Españolas. Edita Civitas.

Casares, P. Coto-Millán, P. y Inglada V. (2011): “La economía creativa y el nivel de renta de las Comunidades Autónomas españolas”, Revista Principios. Estudios de Economía Política. Núm. 20, 87-104

Coto-Millán, P., Inglada, V. y Casares, P. (2012): “Talento, tecnología y crecimiento económico en las provincias españolas”, Investigaciones Regionales, 22, 57-80.

Coto-Millán, P., Inglada-Pérez, L.; Inglada, V.; Casares, P. (2018): “Creativity and Human Development: Teh Case of Spain”. XX World Economy Congress.

Florida, R. (2002a): The Rise of the Creative Class. And how it’s transforming work, leisure, and everyday life. New York: Basic Books.

Florida, R. (2002b): “The Economic Geography of Talent”, Annals of the Association of American Geographers, 92(4), 743-755.

Florida, R. (2002c): “Bohemia and economic geography”, Journal of Economic Geography, 2, 55-71.

Florida, R. (2002d): “The Rise of the Creative Class: Why cities without gays and rock bands are losing the economic development race”, Washington Monthly – May 2002.

Florida, R. (2005a): Cities and the Creative Class, New York: Routledge.

Florida, R. (2005b): The Flight of the Creative Class, Harpers Business.

Florida, R. (2006): “Where the brains are”, The Atlantic Monthly, 298(3):34.

Florida, R. (2014): The Rise of the Creative Class-Revisited. New York: Basic Books.

Inglada-Pérez, L.; Coto-Millán; P.; Inglada, V.; Casares, P. (2018): “La perspectiva creativa en la desigualdad de género “. XX World Economy Congress.

INE (2011): Censo de Población y Viviendas, www.ine.es

Pesquera, M.A., Coto-Millán, P., Casares, P. e Inglada, V. (2010): Innovación empresarial, clase creativa y crecimiento económico en España, Ed. Tirant lo Blanch.

UNDP (2016): Human Development Report 2016, Human Development for Everyone. Published for the United Nations Development Programme(UNDP).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies