Orígenes: la Escuela de Salamanca

Orígenes: la Escuela de Salamanca

Pablo Coto Millán. Artículo sobre las aportaciones de la Escuela de Salamanca a la teoría económica clásica con intuiciones sobre el precio

Pablo Coto Millán. Director del Master de Comercio, Transportes y Comunicaciones Internacionales (Master TRANSCOM) de la Universidad de Cantabria.

Resumen

Durante el siglo XVI, en España se desarrolló un muy elevado nivel de pensamiento económico. Las aportaciones de los últimos escolásticos de la denominada Escuela de Salamanca fueron notables en la interpretación de la teoría del valor dependiente de la utilidad y de la “estimación común” para el pago de un precio, en la relación de la cantidad de dinero y los precios, y en la doctrina del “spice flow”.

La España del siglo XVI y XVII

En América, los españoles se hicieron con oro y plata en cantidades muy importantes. El puerto de Sevilla se convirtió en un imán para los comerciantes, cambistas y banqueros de toda Europa. Los precios aumentaron primero en Sevilla, luego en Castilla, en Valencia y, finalmente, en el resto de España (Grice-Huctchinson (1982)).

A principios del siglo XVI, las entradas de oro y plata fueron creciendo hasta que Castilla entró en un periodo de inflación muy elevado. Las razones eran principalmente dos.

*) La primera, el crecimiento de la cantidad demandada de bienes españoles por parte de América.

**) La segunda, la gran afluencia de oro y plata a España en compensación por las exportaciones. Los precios se multiplicaron por dos en la primera mitad del siglo XVI, y volvieron a multiplicarse por dos en la segunda mitad (Grice-Hutchinson (1982)).

En aquella época, la alta inflación fue percibida como una profecía de ruina y las directrices políticas de que no salieran de España ni el oro ni la plata empeoraron la situación.

La situación de la economía española empeoró con expulsión de los árabes y posteriormente de los judíos. Los primeros dejaron abandonados los trabajos de la agricultura y ganadería, comercio y artesanía. Los segundos abandonaron sus actividades artesanas, comerciales y de préstamos para con los gentiles.

Las entradas de oro y plata dejaron de ser importantes en la segunda mitad del siglo XVII, dado que el comercio en América fue pasando a manos de portugueses, ingleses, italianos, franceses y holandeses.

Aportaciones de la Escuela de Salamanca a la economía

Durante el siglo XVI, en España se desarrolló un muy elevado nivel de pensamiento económico tal como señala Schumpeter (2012).

Al finalizar la Reconquista, las universidades españolas ocupaban un lugar principal entre las de Europa. La Universidad de Salamanca era famosa por los brillantes profesores que en sus cátedras enseñaban teología, filosofía, jurisprudencia, gramática, poesía e historia. En 1517 los comerciantes españoles en Amberes enviaron representantes a París para que los sabios de la Universidad de la Sorbona proporcionaran legitimidad moral a las transacciones de intercambio que ellos realizaban según Grice-Hutchinson (1982). Se trataba de obtener un dictamen sobre el conflicto entre la Iglesia y las prácticas empleadas en los negocios.

Francisco de Vitoria (1493-1546), fundador de la Escuela de Salamanca, fue catedrático de Teología en la Universidad de Salamanca, después de haber enseñado en Valladolid. No conocemos obra escrita de Vitoria, sin embargo, tenemos noticias de sus intentos de reconciliar la doctrina tomista con los problemas jurídicos, éticos, políticos y económicos que se plantearon en el imperio español. Hoy se conocen sus opiniones por los apuntes de clases de sus alumnos.

Otro de los fundadores de la Escuela de Salamanca fue Domingo de Soto (1495-1560), discípulo de Francisco de Vitoria en Paris, cuando aquel enseñaba en la Sorbona. En 1520 ocupó la cátedra de Metafísica en la Universidad de Alcalá. En 1532 ganó la cátedra de Teología en la Universidad de Salamanca. Su principal obra fue De justicia et jure, es un extenso compendio de los problemas económicos y casos de usura, contratos, intercambios, seguros y alquileres realizadas por cristianos, en los que trata de determinar el precio justo siguiendo la doctrina tomista.

Los miembros de la Escuela de Salamanca se dieron cuenta, como nadie hasta entonces, de que los cambios en la oferta monetaria hacían subir los precios de los bienes y servicios. Esto que hoy puede parecer una obviedad, no lo era entonces. La racionalización de la conexión de los precios con la cantidad de dinero comienza a ser teorizada por estos escolásticos. Hasta entonces, los precios se explicaban por cambios en la producción. Esta diferencia es importante, debido a que ahora explicamos que existen dos vías de explicación para los niveles en los precios: la del ajuste vía precios, frente al de cantidades.

Lo curioso es por qué a un grupo de teólogos les pudo interesar debatir sobre el dinero hasta el punto de llegar a una primera versión de la teoría cuantitativa del dinero. Probablemente, la afluencia masiva de oro y plata de América a España dio lugar a precios más altos, más transacciones, más tipos de contratos y operaciones que requerían respuestas morales sobre lo que estaba bien o mal en todo este tipo de actividades económicas. Un comerciante español podía importar telas de Flandes y firmar una letra de cambio para su pago a un determinado plazo de una cantidad de oro en Amberes. Los banqueros de aquella época en realidad eran cambistas que guardaban el dinero, oro y plata en depósitos, previo pago de una cantidad. Estos iniciales banqueros podían hacer que otro cambista en Amberes entregara la cantidad al exportador de telas. Evitaban así el transporte de grandes cantidades de dinero, oro y plata. Tal transporte, además de costoso, era muy arriesgado por los robos de los caminos y requería más coste aún de seguridad. El banquero o cambista requería el cobro por sus servicios de una determinada cantidad. La cuestión que debatían los teólogos era cuál debía de ser la cantidad justa a cobrar por tales servicios.

Por otro lado, está la cuestión de si España debía permitir que salieran cantidades importantes de oro y plata. Según el pensamiento, esencialmente mercantilista, las salidas de oro debían evitarse, pues empobrecían a un país. En aquella época, a los cambistas-banqueros se les veía como conspiradores que provocaban el drenaje de oro y plata en España.

Martín de Azpilcueta (1493-1586) percibe el mecanismo de conexión directo entre dinero y precios. Observa cómo el oro y la plata procedentes de las colonias americanas españolas están afectando a la balanza comercial española. Con más oro y plata entrando en España, los ciudadanos tienen más dinero para gastar y, de hecho, gastan más. Además, las expectativas son las de aumentar aún más sus ingresos en el futuro, con lo cual gastan más aún. La demanda interna no satisface las necesidades de gasto y comienza una demanda de bienes a otros países (principalmente Flandes) en donde los precios son más bajos. Tales países importan cantidades de oro y plata de España y eso hace subir su nivel de precios. Esto es, tales países están importando inflación. De nuevo, como estos países tienen más oro y plata, demandarán bienes y servicios de otros países y estos de nuevo serán importadores a su vez de inflación. Al final, la situación se estabilizará de modo tal que todos los países tengan una balanza comercial sin déficit ni superávit. La explicación que proporciona Azpilcueta es una explicación de cómo funciona la teoría cuantitativa del dinero, ya que en tal teoría se dice que las variaciones en la cantidad de dinero positivas o negativas se traducen en variaciones de los precios positivas o negativas, siempre y cuando la velocidad de circulación del dinero y el nivel de renta sean constantes o varíen en la misma proporción. No solo eso, sino que también se está anticipando a la teoría de flujo de especies (species flow) que David Hume descubrirá dos siglos después.

Vitoria, Azpilcueta y Soto eran más o menos de la misma edad, aunque los dos últimos se consideraban discípulos de Vitoria. Otros autores importantes de la Escuela de Salamanca fueron: Juan de Medina, Diego de Covarrubias y Leiva, Domingo de Báñez, Tomás de Mercado, Francisco García y Luis de Molina.

Luis de Molina (1535-1601) proporciona interesantes intuiciones sobre lo que sería la neutralidad del dinero en la teoría clásica. Para este autor la cantidad de dinero no aumenta la riqueza de un país. La riqueza de un país está en las personas, el capital humano, las tierras, las carreteras, los edificios e incluso, muy importante, la calidad de las instituciones. Obsérvese que autores contemporáneos como Acemoglu y Robinson (2014) hacen mucho énfasis en que los países con instituciones con más calidad (comportamientos inclusivos) tienen mayor prosperidad que países con menos calidad (comportamientos extractivos).

Según Luis de Molina, cuando los precios fluctúan arriba y abajo llega un momento en que los mercados tienden a ajustarse. Con ajustes en los precios podría existir pleno empleo de todos los recursos disponibles. Sin embargo, el aumento de la cantidad de dinero no puede aumentar la producción en todos los sectores productivos. Si aumenta en un sector disminuirá en otro sector y esto quiere decir que no habrá ajustes vía cantidad. Siempre y cuando consideremos que los efectos distributivos no sean muy importantes, tal y como se suele suponer en los modelos macroeconómicos.

Reflexiones finales

Las intuiciones de la Escuela de Salamanca soy muy acertadas. Tales intuiciones sobre el precio, como la resultante del valor subjetivo de la utilidad y del valor intersubjetivo de una estimación común de lo que había de ser el precio pagado, influyeron de un modo decisivo en la teoría económica clásica desde la “mano invisible” de Adam Smith hasta el modelo de “equilibrio general” de Leon Walras.

Referencias

Grice-Hutchinson, M. (1982): El pensamiento económico en España (1177-1740). Editorial Crítica.

Schumpeter, J. A. (2012): Historia del Análisis Económico. Ariel. Economía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies